© 2012 Dani Cantó Foto_Dinero_Microsiervos_Coupland

Blog: ‘Mi Carta a los Indignados (o Camino a una Nueva Cultura de la Masa)’

Releo este texto que escribí ayer en el calor de las asambleas, al volver a casa. Lo podría haber dicho en Plaza Catalunya, pero me pudo el nerviosismo. Aún así casi mejor, porque en este panfletario e incendiario texto están mis ideas, exageradas quizás, pero muchas cosas de las que creo que tendríamos que hacer. Me pierden, o me sobran, las formas pero esto es una arenga, una autoafirmación de mi enfado y, por tanto, siempre estaré de acuerdo con ellas.

Ésta, de alguna manera, es mi ‘Carta a los Indignados

{————————————————}

Hola compañeros y compañeras, me alegra estar de nuevo entre vosotros, pero tengo que admitir algo. Hace un año era un indignado como vosotros, hoy soy un cabreado. Las cosas no han ido a mejor y todo lo que pedíamos ha parecido girarse en nuestra contra. Donde pedíamos más sociedad tenemos menos libertades, donde pedíamos mejor democracia tenemos un gobierno que aprueba reformas sin contar con nosotros, donde pedíamos equidad tenemos dos tazas de desigualdad.

Hoy más que nunca estamos a merced de los mercados, nuestros compañeros y conciudadanos viven con el miedo metido en el cuerpo, el de perder sus trabajos, sus casas, su dinero, todo atisbo de vida por el que un dia sudaron como nadie. Es la dictadura del miedo, nos dicen que todo puede ir a peor y, si queremos mejorar, tenemos que acatar y seguir su camino. Pero nos mienten.

No existe tal camino, y en todo caso no es el que queremos. Nos hablan de brotes verdes y de que un día todos volveremos a tener posibilidades de comprar un coche o de volver a pedir crédito para comprar una vivienda. Nos dicen con todas sus palabras que quieren recuperar todo para que volvamos a caer en el mismo error. Y yo les digo que NO. Que la sociedad que teníamos antes no es tampoco la que queríamos, porque no era perfecta. Sus errores han acelerado nuestras ganas de reformas, somos el pueblo y queremos la cabeza del sistema, sea quién sea.

No queremos sus motos, sus coches, sus vestidos, sus pisos o sus cuentas bancarias al 1%TAE. Queremos vivir en paz, decidiendo nosotros mismos nuestro futuro, queremos seguir construyendo nuestra realidad, seguir pidiendo más derechos, más de los que hemos perdido. Más igualdad, queremos todo lo que nos robaron, toda la vida que hemos perdido persiguiendo SU idea de mundo, nunca la nuestra. Que se traguen su sociedad de consumo, no es la nuestra y ya no lo será.

Me niego a vivir con miedo, me niego a bajar la cabeza o sentirme vigilado. Me niego a hacer una pausa en mi vida hasta que todo esto vuelva a arrancar. No les voy a esperar, yo quiero seguir mi camino y si no es en sus formas será a las mías. Yo decido qué, cuando, cómo y por qué. Su irresponsabilidad continuada ha demostrado su incapacidad para gestionar nuestro poder, el poder del pueblo. No es este país, lo son todos. Y yo no me iré, porque esta es la tierra en la que quiero vivir.

Por eso llamo a la desobediencia civil. Cambiemos el mundo antes de que él siga aplastándonos. Si no queremos una cuenta bancaria no la hagamos, si vemos injusto un tributo dejemos de pagarlo a los señores feudales. Compremos nuestros productos y no aquellos que defienden un sistema globalizado y capitalista. Hagamos de nuestros derechos nuestros deberes y no les hagamos caso cuando nos los recortan. A la manera japonesa, si no quieren que curemos, ¡curemos! Si no quieren que enseñemos, ¡enseñemos! Si no quieren debate, ¡salgamos a la calle y debatamos!

Quieren callar la cultura del pueblo, quieren que esperemos como tontos, que nos hagamos tontos, esperan que como los yuppies, haya una generación que nos pase por encima, pero no. Creemos nuestra cultura más allá del interés privado. Ocupemos teatros, cines, universidades, centros cívicos y plazas. No esperemos a que nos den una respuesta. Creemos un nuevo teatro, una nueva universidad, nuevos hospitales y un ágora en el que quepamos todos. Nuestras ideas no duermen ni tienen miedo. Conocen sólo la urgencia.

Ellos quieren parar la sociedad creativa y cultural, hemos de darles lo contrario. Démosles la cultura que no quieren, la sanidad que no quieren, la economía que no quieren. Demostremos que nuestro sistema es viable y que gira las espaldas al suyo. Que no les necesitamos ni les queremos recuperar. Nuestra sociedad es nueva y es limpia. Y es, sobre todo, nuestra.

Esto no se acaba aquí, esto empieza aquí y ojalá hubiera empezado antes. Nunca es tarde pero el tiempo apremia, coged vuestros calendarios y marcadlos con un día cero, porque aquí, ahora, arranca todo. Es 15 de Mayo, es nuestro día uno.

{————————————————}

La foto de entrada es un extracto del libro ‘Microsiervos’ de Douglas Coupland

Comment:

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*